Jade, el oro y la plata de nuestros antepasados

jade, el oro y la plata de nuestros antepasados
jade, el oro y la plata de nuestros antepasados

JADE. Si bien la joyería ha sido utilizada a través del tiempo por diversas civilizaciones, los metales, gemas y materiales no han sido igualmente apreciados. Quién lo diría, pero nuestros antepasados no morían de ganas por usar oro o plata (hoy los metales más usados en accesorios de calidad).

Las culturas mesoamericanas adoraban el jade, lo usaban como su elemento principal para darle importancia a los rituales y enmarcar incluso, un estatus político y económico para la clase gobernante y religiosa.  

Básicamente en aquel entonces el oro y la plata eran algo así como complementos, y las protagonistas por su brillo y color eran las piedras verdes; sí, en realidad el jade incluía una serie de piedras con diversas tonalidades verdes: la serpentina, la jadeíta, la crisopasa, la cloromelanita y diversos tipos de cuarzos a los que en conjunto se les llamaba “jade cultural” o “jade social”. 

Más tarde, en la Nueva España del siglo XVI, se creía que el jade además de ser un accesorio tenía propiedades curativas, decían que aliviaba dolores en el hígado y el riñón, vaya joyita eh!. 

Lo que creo que más se admira de la joyería prehispánica es que no se hacía porque estuviera de moda, realmente el portar joyas en aquel entonces tenía un profundo significado; ellos sabían que adornar el cuerpo no podía ser tomado a la ligera, se trataba de seleccionar un material que valiera la pena para crear una obra de arte, para saberse distintos a los demás e identificarse. Ellos sabían que las ropas, pinturas y joyas se utilizaban para señalar su individualidad; para pertenecer a una comunidad, para indicar la edad, el género, la posición social y hasta el estado civil, todo un reflejo de personalidad que los hacía únicos.

Con nuestros antepasados nada era casualidad, la selección de las materias primas y su combinación, la forma, el tamaño, los diseños, etc. tenían los propósitos de cumplir una función social y transmitir significados específicos. Por ello las joyas de aquel tiempo deben verse como un elemento cultural que permite no sólo maravillarse ante sus cualidades estéticas o ante la maestría de los artesanos detrás de su elaboración, se trata de entender a la organización de una sociedad, a sus creencias y hasta a su economía por mencionar algunos aspectos.  

¿Qué interesante, no crees? ¿Cuántos de estos aspectos crees que aún se conservan en la modernidad? No sé tú, pero a mí ya me dieron ganas de unos aretes con alguna piedra verde. 

Déjanos tus comentarios en nuestro blog y si te gustó este artículo compártelo con tus amigas.

*Fuente: Revista Arqueología Mexicana “La joyería en el México Antiguo” Edición especial 63. arqueomex.com

¿Te gusto lo que publicamos? ayudanos compartiendolo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Ya visitaste nuestra tienda?

Haz click para ver nuestro catálogo.