México lindo y querido, como tú no hay 2.

méxico lindo
México lindo

Cómo hablar de nosotros si somos tan diferentes, tan diversos. Este México lindo tiene un bagaje cultural inigualable con costumbres muy singulares y una historia apasionante que da cuenta de nuestra heterogeneidad. No es lo mismo vivir en el norte, que en el sur, el bajío o el centro del país. 

El agobiante tamaño de esta sociedad nos lleva a un montón de contrastes e identidades únicas en las que prevalecen un marcado sentido de pertenencia regional y aunque es complicado describirnos hay increíbles formas en las que coincidimos. 

La familia, por ejemplo, es fundamental en la idiosincrasia mexicana. Pasamos juntos las vacaciones o la mayoría de los domingos. Ya sea para celebrar algún cumpleaños, el santo de alguno de los nuestros, fiestas patrias, etc. es algo muy típico de las grandes reuniones familiares que abarcan a varias generaciones.

La solidaridad también es sin duda una característica icónica de nuestra sociedad, básicamente siempre que tenemos alguna emergencia como temblores, huracanes o inundaciones nos ayudamos con aportaciones no sólo económicas como podría ser una despensa, también lo hacemos acudiendo a los lugares más necesitados simplemente por la satisfacción de ayudar a lo demás; pienso de inmediato en los sismos de 1985 y 2017. 

La pandemia actual no ha sido la excepción, existen muchas muestras de solidaridad entre los amigos y la familia, aunque ciertamente ha afectado a toda la sociedad y eso ha complicado la cooperación entre todos. 

Existen muchas formas de ayudarnos sin ponernos en riesgo y es fundamental entender la cadena humana a la que impactamos cuando consumimos bienes y servicios locales. Pequeños y medianos negocios se han perdido y con ellos el trabajo de muchas personas. Cuando pides comida a domicilio o vas por ella directamente al establecimiento no sólo ayudas a ese restaurante, también ayudas a los cocineros, meseros, valet parking, garroteros, chefs, personal de limpieza etc. a tener ingresos para sus propias familias. Cuando compras ropa o accesorios nacionales pasa lo mismo, ayudas a gente que trabaja en los establecimientos y a esas familias artesanas que están pasando momentos muy complicados bajo la realidad que les cobija.  

En este México lindo podemos hacer también donaciones de ropa que ya no utilizamos o alimentos de la canasta básica que seguro el día de hoy podrían ser necesitados en más de una mesa. Ayudamos cuando acatamos las medidas sanitarias recomendadas; uso de cubrebocas, sana distancia, evitar aglomeraciones. Dar aviso o incluso denunciar abusos sobre el alza de precios en bienes y servicios también suma. ¿Tú cómo estás ayudando? ¿Se te ocurre alguna otra idea?

Velo así, entre más ayudes a los demás esta crisis verá su fin más temprano que tarde; y esas salidas con las amigas que terminaban en tardes bohemias donde al calor de las copas pedíamos “nuestra canción” y aunque desafinada, la cantabas con mucho sentimiento, volverán más pronto. Ni qué decir de esos domingos familiares en donde veías a la abuela, tíos o primos reunirse para que entre risas y vergüenzas comenzaran las anécdotas familiares. Vaya tiempos… cuidémonos todos ahora! 

Déjanos tus comentarios en nuestro blog y si te gustó este artículo compártelo con tus amigas.

Gargantilla de plata
México lindo y querido

¿Te gusto lo que publicamos? ayudanos compartiendolo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Ya visitaste nuestra tienda?

Haz click para ver nuestro catálogo.